Emprendete

Estudio Matilda, objetos para fiestas temáticas


22 de marzo de 2017

Emprendete

" Pienso que la vida está llena de motivos para organizar eventos, y si incluye diseños lindos e inspirados, mucho mejor", dice su creadora.

Click en la foto para ver galería

Mi nombre es Claudia Herdener y mi emprendimiento se llama Estudio Matilda, tengo taller en Benavidez y hago entregas a todo el país. Pienso que la vida está llena de motivos para organizar una fiesta, y si incluye objetos lindos e inspirados, mucho mejor.  Soñamos y creamos objetos para fiestas sociales y eventos empresariales.

Nuestro catálogo incluye papelería, mesa de golosinas, decoración y souvenirs diseñados respetando la personalidad de nuestros clientes, pero con una impronta bien marcada que mantenemos y nos define. Nuestras fiestas son temáticas, siguiendo un hilo conductor definido en conjunto con nuestro cliente, desarrollamos cada uno de los objetos que van a formar parte de ese evento único y personal.

 

Nos representan los diseños poco cargados, las temáticas poco vistas, el amor por los detalles y la dedicación absoluta por dejar mucho más lindas y personales las fiestas y eventos de quienes nos eligen.

 

Hace varios años que me dedico exclusivamente al Estudio.Es muy difícil poner una fecha de inicio a nuestro emprendimiento, pero recuerdo que aproximadamente en el año 2002 se despertó en nosotras, tres amigas veinteañeras vinculadas al diseño, el marketing y la publicidad, la curiosidad de hacer algo independiente. No teníamos muy en claro qué, pero éramos un desborde de ganas,  ideas, curiosidad, impulso, pasión. Todo eso desordenado y con poca claridad, pero algo latía muy fuerte y emprendimos Estudio Matilda, a pura intuición.

 

Como la mayoría de estos proyectos que arrancan tímidamente, con más corazón que cabeza,  lo iniciamos en forma paralela a nuestros “trabajos de verdad”. Compramos una buena impresora,  nos asociamos con una imprenta para trabajos grandes, diseñamos algunas  tarjetas e invitaciones  y con un muestrario de no más de 15 modelos nos lanzamos a comprobar si había alguien del otro lado.

 

Todavía recuerdo con emoción el primer mail que nos llegó con una consulta, y al poco tiempo nuestro primer cliente! Hacíamos malabares para salir de nuestros trabajos, juntarnos con los clientes en los lugares más insólitos, siempre contra reloj, sumando desafíos, sumando experiencia.

 

Nada fue de un día para el otro, cada paso fue firme,  quizás por la inexperiencia o porque emprender es todo un desafío en Argentina, nos encontramos con  millones de trabas, pero todas si bien golpeaban duro, nos terminaban haciendo más fuertes, más lúcidas, corazón y cabeza ya iban de la mano.  Algo estábamos haciendo bien porque la gente nos seguía eligiendo, el boca a boca funcionaba  a la perfección, trabajamos durante muchos años con los mismos organizadores que nos recomendaban una y otra vez,  nuestros clientes de casamiento nos volvían a contactar con los años para los bautismos de sus hijos, construimos una sólida red de proveedores, participamos en expos y  fuimos ampliando nuestros servicios, llenándonos de satisfacciones.  A fuerza de mucho trabajo, mucha alma, muchas ganas, mucha ética, mucha alegría, mucho respeto por quienes nos elegían, nos hicimos nuestro lugar en el mercado manteniendo a lo largo del tiempo un estilo y forma de trabajo bien definido sin corrernos de ahí.

 

El 2011 fue un año bisagra para Estudio Matilda y quizás el más complicado de afrontar donde casi en forma simultánea la vida nos puso a cada una de nosotras tres en situaciones extremas: un viaje al exterior sin fecha de regreso, un embarazo con varios meses de reposo absoluto, entre otras cosas y un poco por fuerza mayor decidimos poner un paréntesis a nuestro emprendimiento.

 

Tras pocos meses de tener a mi hijo Juan Martín, hoy de 5 años y Lucia de 2 decidí retomar el proyecto que tantas satisfacciones me había dado. Realmente no me imaginaba trabajando de alguna otra cosa que me diera más alegría hacer. Con otro formato, ya sin mis socias (pero sí con un hermoso grupo de colaboradores), con nuevos servicios y productos pero con el mismo estilo, espíritu y forma de trabajo que siempre nos caracterizó.

Si pienso en lo más placentero a lo largo del tiempo es el reconocimiento y fidelidad de nuestros primeros clientes que arrancaron contratándonos para sus bodas, luego bautismos y varios cumpleaños de sus hijos (y  en cualquier momento nos llaman para sus festejos de los 15 años) También el que convivan mi trabajo con la crianza de mis hijos es un gran logro y si bien a veces se vuelve algo caótico, con hijos escolarizados, algo de ayuda, buenos proveedores y colaboradores, es posible hacer convivir en armonía ambas cosas!

Un objetivo a mediano plazo es lanzar una línea de productos para cumpleaños bajo el sello Estudio Matilda, que puedan comercializarse en negocios deco, locales de diseño, gourmet etc.

Anécdotas tengo miles, muchas muy graciosas, recuerdo que cuando nos iniciamos, a algunos clientes que venían a través de organizadores los recibía en mi casa pero yo la hacía pasar por oficina, un día llegó mi marido de sorpresa y lo presente como el técnico que venía a reparar la computadora. Otra vez, también en mi casa, una clienta se emocionó por demás y se desmayó en mi sillón e inolvidable el trabajo de participaciones de casamiento de un famoso que se casaba por segunda vez en un tono ya muy de fiesta “loca” que como foto de boda a utilizar en sus participaciones me envió algunas casi desnudo.

Quien más me apoyo siempre para llevar adelante el proyecto es mi marido, sin el todo esto sería imposible. La realidad es que la vida del emprendedor es muchas veces un interrogante principalmente en los comienzos en donde los ingresos son a veces insuficientes y muy irregulares, tener un compañero que te aliente a seguir adelante a pesar de los fracasos, de los días difíciles, de los desánimos. A lo largo de todos estos años solo encontré buenos consejos y palabras de aliento de su parte.

www.estudiomatilda.com

info@estudiomatilda.com

http://www.facebook.com/EstudioMatilda

https://www.pinterest.com/estudiomatilda/

Compartir esta nota en