Emprendete

Dolce, ropa infantil


10 de septiembre de 2017

Emprendete

" Amar lo que se hace no es un simple slogan o frase que suena bonita es realmente un verdadero desafío . Emprender es lo apasionante y llegar a cumplirlo es mas apasionante aun", cuenta Fernanda.

Click en la foto para ver galería

Mi nombre es Fernanda Chercoles naci en Cordoba y soy la creadora de Dolce en mi caso  todo comienza de un gran golpe que me impulsó a moverme. Perdí a mi mama a mis 17 años cuando estudiaba comunicación y trabajaba en la parte administrativa de una compañía telefónica . Desde muy chica mi pasión pasaba por las telas, hacerme vestidos a medida y jugar con mi máquina de coser . A finales del año 2001, comencé con una compañera de la facu a  dar los primeros pasos en el rubro textil.

Comenzamos con la fabricación de ropa tejida de bebe. Cuando terminamos esa producción nos encontramos las dos con distintos caminos e intereses. Yo sabia a donde quería ir y cuál era mi camino. Comencé  a incursionar en el diseño de indumentaria y decidí seguir sola.

Para arrancar hice uso de unos ahorros y pedí un prestamo . En sus comienzos solo era línea de bebes y luego empecé con indumentaria para niños. Decidido el nombre registre la marca y mientras transitaba ese camino fui conociendo  gente que me agarro de la mano y confió en mi instinto. Toque muchas puertas, muchas pruebas y errores pero mi 

meta era y siempre fue clara seguir con la idea de trabajar la marca haciendo algo diferente a lo existente,  manteniendo calidad y diseño . 

Puedo decir hoy que siento un enorme orgullo por haber luchado por ese sueño. No es fácil el rubro y menos cuando queres ser buena en lo qué haces y no descuidar la familia, tengo dos hijos.

La venta siempre fue a través del boca en boca y Facebook y la página generada como individuo fue la que más nos impulso para la venta al público. Además de contar con una fan Page y nuestra cuenta en Instagram, diría que con esas herramientas, sumadas a la confianza que cada cliente deposito en mi y en Dolce pasó de ser un plan a ser una empresa. La  premisa en cada colección siempre fue y sigue siendo mantener la calidad en los géneros, estampas diferentes jugadas utilizando recursos para lograr algo diferente a la cosa está en el marcado.

El cliente me fue enseñando y el mercado pautando las líneas, yo solo me dejé llevar y nunca pero nunca dude . Siempre supe que lo que hago hasta hoy es lo que me apasiona y que es el motor que hace que Dolce sea lo que es hoy: una empresa textil dedicada al diseño a la creatividad en indumentaria infantil, busco siempre diferenciarme y comunicar,  transmitir y trascender. 

En la campaña Otoño Invierno 17 , por ejemplo, nos centramos en la donación de órganos, en defender la igualdad de los niños con capacidades diferentes en nuestra sociedad . En fin amar lo que se hace no es un simple slogan o frase que suena bonito es realmente un verdadero desafío . Emprender es lo apasionante y llegar a cumplirlo es mas apasionante aun. 

Compartir esta nota en