Emprendete

Chavela, accesorios.


13 de mayo de 2016

Emprendete

"Empezamos de manera casual y hoy tenemos mucho mas de lo que pensamos porque incorporamos cada vez más productos".

Click en la foto para ver galería
Natalia y Valerias son amigas, socias y cuñadas ellas emprendieron
Chavela, accesorios en Roque Perez Provincia de Buenos Aires. "En un
principio creíamos que sería una buena idea revender en nuestra ciudad
articulos que yo podía comprar en Capital Federal pero cuando entramos
en el mundo del armado, nos dimos cuenta de que era mucho más lo que
podíamos dar", cuenta Natalia.


¿Cuándo lo pusieron en marcha?

Lo empezamos a pensar en el verano del 2011 y decidimos establecer el
13 de febrero como fecha de comienzo, ese día mientras estábamos en
Villa Gesell esperando volver de la playa para comenzar a crear y
diseñar nuestros primeros collares, sólo teníamos una caja con
compartimentos cada una, regalo de mi mamá, con algunas cadenas, unos
dijes y lo fundamental para el armado. En esas vacaciones tuvimos
nuestras primeras clientas y volvimos con nuestras cajas vacías y
nuestro entusiasmo en alza.


¿Es hoy lo que imaginaron en aquel verano?
Al comenzar de manera casual o casi sin darnos cuenta no nos
planteamos un objetivo específico, es más de lo que pensamos porque
incorporamos cada vez más productos.

¿Como es el dia a dia de Chavela?

Se requiere de mucha dedicación y constancia, con lo cual si tenés
otras actividades a veces es difícil. Para nosotros el día más
productivo es el sábado, asi que dejamos el descanso o los sociales
por el trabajo. Nos encantan las ventas en las ferias y los paseos por
lugares de inspiración, como Puro Diseño u otras, pero sobretodo es
muy lindo cuandotus clientas halagan y valoran tus productos.


¿Que les queda pendiente?
Crecer, llegar a otros ciudades y que la marca sea reconocida. De
hecho, estamos trabajando en la imagen corporativa.



Como lo pudiste financiar?
Con algunos ahorros nuestros, pero empezamos con bajo presupuesto.


Natalia y Valeria se acuerdan de las primeras ventas hechas con mucho
esfuerzo y el apoyo que tuvieron de sus clientas fue enorme. “Las tres
primeras chicas que nos compraron accesorios quedaron encantadas y
nos preguntaron qué otros articulos nos qeudaban y con pocas cadenas y
dijes ellas mismas diseñaron sus collares y nos dejaron a nosotras sin
insumos. Tuvimos que ir a comprar más para ponernos a fabricar antes
de lo pensado”.

Compartir esta nota en